Hace unas semanas tuve una interesante conversación con una psicóloga que estaba trabajando desde su casa a la vez que cuida de sus dos hijos pequeños (como tantos de nosotros en estos momentos). Definía este periodo de teletrabajo como el más estresante de su vida

Según sus palabras, es completamente imposible atender a tu trabajo adecuadamente ante las insistentes demandas que nos implica un niño pequeño. Imagínate tratar de mantener una conversación profesional entre lloros, solicitudes de colo, correteos, caídas, derribos, roturas de objetos más o menos peligrosos y apariciones en la pantalla durante las teleconferencias a modo de estrellas no invitadas. Las disculpas de los padres por estas interrupciones son continuas, aunque poco podemos hacer por solucionarlo. Esta situación genera un círculo vicioso que aumenta el estrés en niños y adultos haciendo que cada vez sea más insostenible.

Casi al poco de empezar nos damos cuenta de que trabajar desde casa no es la panacea que nos imaginábamos y que cada vez nos cuesta más separar nuestra vida laboral y personal. Llega un momento en que nos encontramos enganchados al portátil a medianoche, cuando la casa está en silencio, intentando sacar a contrarreloj el trabajo atrasado de todo el día.

Al acabar esta situación de aislamiento, la mayoría de los trabajadores por cuenta ajena están volviendo a sus centros de trabajo. En realidad menos de los que creemos, porque habrá empresas que han tomado nota del ahorro que les supone el teletrabajo y porque en otros casos son los propios trabajadores los que piden, muy a su pesar, seguir teletrabajando mientras no se vuelvan a abrir colegios y guarderías.

Hay otra opción para estos teletrabajadores, una vez se reincorpore el sector educativo, y son los Coworkings. Espacios compartidos donde los usuarios sólo tienen que enchufarse y empezar a trabajar sin interrupciones. Te marcas tu propio horario, desconectas y te enchufas a tu vida personal fuera de él. Una recomendación, busca uno cerca de tu casa: te ahorrarás mucho tiempo en desplazamientos y tendrás más flexibilidad ante cualquier imprevisto.